Investigan banda de ladrones de combustible que opera dentro de Pemex

0
46

A través de la alteración en los instrumentos de medición para llenar más de lo debido las pipas de gasolina o diésel que salen a proveer a las gasolineras desde la terminal de almacenamiento de Chihuahua, cuando menos 40 trabajadores son investigados por la Unidad de Responsabilidades en Petróleos Mexicanos (Pemex), por conducto de la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Personal de dicha unidad explicó que desde agosto de 2016 se realizó una denuncia al respecto por parte de la Dirección Jurídica de Pemex y hasta el momento se ha podido identificar a cuarenta empleados federales que habrían participado en el robo de combustible desde el 2015 hasta la fecha.

Los funcionarios, quienes solicitaron mantenerse en el anonimato por seguridad, afirmaron en entrevista para el diario Milenio, que se trata de la primera ocasión que se logra documentar el robo de hidrocarburos al interior de las instalaciones de Pemex y afirmaron que ya laboran en la identificación de otras redes de empleados similares en las 76 terminales de abastecimiento con las que cuenta Petróleos Mexicanos a lo largo y ancho del país.

En el particular caso de Chihuahua, se estima que por cada pipa de 20 mil litros con sobrecupo se pueden perder alrededor de 500 a 800 litros, aunque aun no se sabe con certeza a cuánto asciende el total del daño al erario publico por dichas acciones.

Se estima que 25 trabajadores de Pemex ya fueron suspendidos de sus labores por tiempo indefinido, con el fin de que no intervengan ni entorpezcan las investigaciones, además de que ya ha se han iniciado procedimientos de responsabilidad administrativa en contra de ocho de ellos.

Los presuntos responsables laboraban como choferes repartidores, responsables de la terminal e ingenieros de operación, quienes son los que se encargan del proceso de llenado.

“Podríamos decir que sí es una banda y que es al interior de Pemex; presumimos que pudiera haber más”, aseguró uno de los funcionarios de SFP, quien añadió que las respectivas denuncias ya ha sido presentadas ante la Procuraduría General de la República (PGR).

Aseguró además que a diferencia del huachicoleo, “éste es un trabajo técnico, se requieren conocimientos muy técnicos para poder alterar los sistemas.”

Según la investigación, los responsables insertaron tarjetas electrónicas de fabricación casera cuya función era difuminar las señales con las que se miden los litros y así alterar los mecanismos de llenado de los autotanques.

“Había una intromisión en el sentido del sistema informático, propio de Pemex, el cual altera una ecuación matemática para el cálculo del combustible que se suministra a las pipas”, explicaron funcionarios.

Durante una inspección física de la pipas, se pudo observar que el sensor de la alarma había sido movido de posición para que la altura máxima a la que pueda llegar el combustible, se elevara.

”Si tenía 30 centímetros, lo bajan a 12, lo que provoca que su tolerancia para el sobrellenado sea mayor y se lleven más gasolina”, aseguraron.

 

Con información de: www.elmananerodiario.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here