La bomba ciclónica obliga a cancelar casi 3.100 vuelos a medida que se avecina una gran tormenta en EE.UU.

0
369

Se han cancelado casi 3.100 vuelos en dos días mientras una “bomba ciclónica” se abre paso por partes del país, desatando condiciones de ventisca y vientos huracanados.

Más de 2.000 vuelos fueron cancelados el miércoles y 1.021 se sumaron a la lista en la madrugada del jueves, según los datos de Flightaware.com.

La mayoría de las cancelaciones fueron en el Aeropuerto Internacional de Denver, donde se cerraron todas las pistas, el miércoles, debido a las condiciones de hielo y la visibilidad extremadamente pobre causada por la intensa tormenta de invierno, según tuiteó el aeropuerto. Las carreteras alrededor del aeropuerto también fueron cerradas o bloqueadas por accidentes de tráfico durante gran parte del día.

Los empleados del aeropuerto repartieron mantas para alojar a los muchos pasajeros que se quedaron atrapados durante la noche.

“Para aquellos pasajeros que se unan a nosotros durante la noche, queremos que se sientan lo más cómodo posible. Pase por los puestos de servicio al cliente en las Salas A, B o en el reclamo de equipaje 9 en la terminal y recoja una manta”, escribió el miércoles el aeropuerto.

El aeropuerto anunció en Twitter la madrugada del jueves, que cuatro de sus seis terminales se han reabierto. Pero, más de 660 vuelos desde o hacia Denver se cancelaron para el jueves, aproximadamente el 35% de los vuelos salientes y el 38% de los vuelos entrantes.

La tormenta se moverá este jueves, trayendo lo que el Servicio Meteorológico Nacional llama “un ciclón de proporciones históricas en las grandes llanuras”.

Una bomba ciclónica ocurre cuando hay una caída rápida de presión, con una disminución de al menos 24 milibares (una medida de la presión atmosférica) durante 24 horas. Esta tormenta cayó 33 milibares desde el martes hasta el miércoles.

De ventiscas a tornados

A medida que la tormenta avanza por EE.UU., se espera que esté acompañada con una mezcla de clima severo.

Mientras la bomba ciclónica ha traído condiciones de tormenta de nieve a Colorado, ha causado inundaciones en Iowa, Illinois y Missouri, principalmente a lo largo del río Mississippi, también ha desatado fuertes vientos en varios estados. Los vientos huracanados se pueden sentir desde Colorado hasta Amarillo, Texas.

Se esperan ráfagas de viento de 80 a 112 kilómetros por hora a lo largo de la mañana del jueves en Colorado, Nuevo México, Texas y Oklahoma, dijo la meteoróloga de la CNN, Monica Garrett. Algunas áreas podrían ver ráfagas tan fuertes como 160 kilómetros por hora.

Las tormentas severas, las inundaciones repentinas, la niebla densa y los posibles tornados también son amenazas a medida que la tormenta avanza por la parte central del país.

125.000 personas sin energía

Los fuertes vientos han dejado sin energía a 125.000 personas, la mayoría en Colorado y Texas.

Múltiples distritos escolares de Colorado se cerraron el miércoles, incluidas las escuelas públicas de Denver, que dijeron que tomaban la medida por “tormentas severas, apagones en toda la ciudad y malas condiciones de las carreteras”. Muchos distritos escolares de Colorado permanecerán cerrados el jueves.

Wyoming había cerrado oficinas estatales en Cheyenne, mientras que el gobernador de Dakota del Sur ordenó el cierre de oficinas estatales en 39 condados del centro y oeste debido a la tormenta.

Atrapados en la terminal y en la carretera

Los viajeros han tenido problemas en el aeropuerto y en las carreteras.

El miércoles, 100 vehículos se vieron involucrados en un accidente en la carretera interestatal 25, cerca de Wellington, Colorado, según el Departamento de Bomberos de Wellington.

No hubo víctimas fatales, de acuerdo con la página de Facebook de los Bomberos, pero hubo lesiones que van de menores a graves y los servicios de emergencia vinieron de Colorado y Wyoming.

Alrededor de 1.100 automovilistas también quedaron varados en la tormenta en todo Colorado.

Jacqueline Kirby, portavoz de la Oficina del Sheriff del Condado de El Paso, habló con John Berman, en New Day de CNN, este jueves.

Kirby le dijo a Berman que todavía hay alrededor de 250 llamadas abiertas de vehículos atascados en la carretera y que muchos han estado esperando horas a que los rescaten.

A las 11 de la noche del miércoles, “todavía teníamos 1.100 personas varadas que habían estado allí desde una hora hasta siete horas”, dijo Kirby. “Hemos tenido una variedad de llamadas, tenemos personas diabéticas, tenemos personas con hijos, tenemos una mujer embarazada”.

El clima ha sido tan severo en el estado que los agentes de la ley tuvieron que abandonar sus vehículos y buscar refugio en lugar de responder al alto volumen de accidentes de vehículos motorizados, dijeron las autoridades.

“Estamos en el punto donde estamos rescatando a los rescatadores”, dijo el gerente del condado de Elbert, Sam Albrecht.

En el condado de Weld, al norte de Denver, Daniel Groves, de 52 años, miembro de la Policía Estatal, fue atropellado por un automóvil este miércoles por la mañana mientras asistía a un automovilista cuyo vehículo se deslizó fuera de la Interestatal 76, según la Policía estatal.

Groves, que fue agente desde 2007, fue declarado muerto en un hospital. La alta velocidad en condiciones de conducción deficientes es un posible factor del accidente, dijo la Policía. No se han presentado cargos.

Con información de CNN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here